Graciela Batticuore.

Buenos Aires, ediciones Ampersand, 2017

En el arte, en la literatura, después en el cine, como en la vida misma, la mujer lectora bosqueja desde hace siglos un cuadro inquietante y repleto de enigmas. ¿Por qué y para qué lee una mujer? ¿Cuándo y dónde, bajo qué circunstancias lo hace o cómo debería hacerlo según sus mentores? Artistas, letrados y hombres públicos las representaron con un libro en la mano, con una carta, un poema, un catecismo, también leyendo periódicos y panfletos políticos. Estas imágenes, tanto antes como ahora, están teñidas de inquietud, fascinación, a veces de temores. ¿De dónde provienen tales emociones? ¿Por qué persisten a lo largo del tiempo y qué nos dicen acerca de quienes las compusieron, de quienes posaron para ellas y de quienes las contemplaron?

En esta obra, Graciela Batticuore analiza la relación entre estos imaginarios y sus prácticas a través de un recorrido por diversos escenarios de la cultura argentina, desde el contexto pre y posrevolucionario, en el que asoman las primeras figuraciones, hasta fines del siglo XIX y principios del XX, cuando la imagen de la lectora se naturaliza entre el público moderno. En el cruce de diversas coordenadas –que juntan ilusiones amorosas, anhelos libertarios de emancipación femenina y expectativas de Estado-, la mujer lectora y escritora tiene una historia en la que se enhebran pasado y presente de la cultura argentina.

Fuente: Contraportada libro.